Le ganó 2-1, con goles de Medina -la gran figura de la cancha- y Merentiel. Ahora espera por el ganador de un duelo del Ascenso: Almagro (Primera Nacional) y Excursionistas (Primera C).

Con una muy buena actuación de Cristian Medina, Boca le ganó 2-1 a Barracas Central en Santiago del Estero y se clasificó para los octavos de final de la Copa Argentina, instancia en la que se enfrentará con el ganador de Almagro (que juega en Primera Nacional) y Excursionistas (que está en la Primera C), cruce que se producirá el próximo miércoles 26.

El equipo de Jorge Almirón redondeó un partido en el que fue superior a su rival, a pesar de que en una parte del primer tiempo, Barracas manejó mejor la pelota y tuvo mayores insinuaciones de peligro. Pero Boca, con su jerarquía individual, encontró la llave al 1-0 en una jugada que tuvo como protagonistas a su triángulo de ataque: Darío Benedetto inició la acción por la derecha, la pelota le quedó a Miguel Merentiel quien, con un toque, al mejor estilo pivote, se la dejó a Medina, que hizo una pirueta en el aire y clavó un derechazo en el ángulo.

Un golazo que abrió el partido y que fue un martillazo para Barracas quien se fue tumbado al vestuario y así volvió al complemento, porque a los tres minutos del segundo tiempo Boca lo sacudió de nuevo y con otro golazo que tuvo como protagonistas a los mismos actores del primer tanto: Benedetto en la primera puntada y se intercambiaron roles en los otros dos, porque fue Medina el que armó un jugadón individual y lo dejó solo a Merentiel para que defina.

Sin embargo, con amor propio, Barracas siguió yendo para adelante y aprovechó un doble error defensivo de Boca, que tenía la posesión en un saque lateral y le regaló la pelota al rival. Y aunque no fue una jugada limpia, porque hubo algunos rebotes, la tremenda definición desde afuera del área de Puig la transformó en un golazo. Otro golazo, con una mirada imparcial. Y una luz de esperanza para Barracas, porque aún quedaban 26 minutos para lograr la igualdad.

Sin embargo, Boca se paró bien y terminó hallando caminos para liquidar el partido. Y a pesar de las cosas terminaron 2-1 y hubo alguna aproximación de Barracas, el conjunto de Almirón estuvo más cerca del tercero que de sufrir el empate.

Y lo terminó ganando bien, merecidamente y con la confirmación de que tiene en Medina un jugador cada vez más completo y que ahora, además de llegar al área rival, lo hace con contundencia.