El proyecto de YPF será la principal vía de salida del crudo de Neuquén al exterior. Las ventajas de Punta Colorada para la construcción de la terminal.

El proyecto Vaca Muerta Sur de YPF, que busca construir la principal vía exportadora de petróleo del país, ya atravesó las instancias de audiencia pública por los estudios de impacto ambiental en las provincias de Neuquén y Río Negro. Se espera que la obra, en la que habrá participación de otras productoras de la cuenca, comience entre fines de este año y principios de 2024.

Vaca Muerta Sur comprende un nuevo oleoducto troncal y una terminal de exportación, con una inversión estimada en 2200 millones de dólares. El ducto atravesará 570 kilómetros, entre el yacimiento Loma Campana, en Añelo, y la zona de Punta Colorada, en cercanías de la localidad rionegrina de Sierra Grande. Allí se emplazará una terminal de tanques y dos monoboyas, que se convertirán en el principal puerto exportador de crudo de Vaca Muerta.

El caño incrementará dos veces y media la capacidad actual de evacuación de la Cuenca Neuquina en los próximos cuatro años, y se construirá por etapas. Permitirá transportar el equivalente a toda la producción actual de la provincia de Neuquén.

La primera fase consistirá en la construcción de un ducto de acero API 5L X70 PSL2, que tendrá una longitud de 127,9 kilómetros, que irá desde la Planta de Tratamiento de Crudo Loma Campana hasta la Estación de Bombeo Allen, operada por Oldelval.

Se articulará en dos tramos: uno de 20” desde la PTC Loma Campana hasta la Estación de Bombeo Lago Pellegrini, con una longitud aproximada de 87,8 km; y otro de 30” desde ese punto hasta la Estación de Bombeo Allen, de 40,1 km.

El oleoducto fue diseñado para transportar hasta 62.300 m3 diarios de petróleo (390 mil barriles diarios), caudal que se alcanzará en diferentes etapas. En la primera fase, el caño atravesará los departamentos de Añelo, Cipolletti, Allen y General Roca. Unos 45,1 km estarán en territorio neuquino y 82,7 km irán por Río Negro.

Para definir la traza se tuvo en cuenta el aprovechamiento de pista existente, los distanciamientos de seguridad respecto de instalaciones, la topografía, presencia de cauces de envergadura, puestos rurales cercanos y aspectos económicos.

La mayor parte del caño transitará por territorio rionegrino, a través de unos 530 km. Desde la Estación de Bombeo Allen, irá en paralelo a la traza de Oldelval, hasta cruzar el río Negro, en las proximidades de Chelforó, para bajar hacia el sur y llegar a Punta Colorada. En los últimos 10 años se realizaron 13 cruces dirigidos de similar longitud, entre los que se destaca el gasoducto Néstor Kirchner, por debajo del río Colorado. Se realizará con una tunelera y el ducto pasará por debajo del lecho, donde se colocará un caño de mayor espesor para garantizar un margen de seguridad adicional.

“Toda la operación se hace bajo normas internacionales de seguridad, que garantizan que el proceso sea seguro y no existan impactos para las personas o el ambiente”, señalaron desde YPF.

Puerto

La terminal de exportación, que se ubicará en la zona de Punta Colorada, en el golfo San Matías, será una de las más grandes de la región y podrá enviar, cuando esté la totalidad del proyecto terminado, unos 125 millones de barriles de crudo por año, el equivalente a unos 10 mil millones de dólares a precios actuales.

Las cargas de los tanqueros se realizarán a través de dos monoboyas, instalaciones marítimas ancladas al lecho marino que permitirán la carga segura de crudo.

YPF eligió Punta Colorada por la profundidad de sus aguas y las condiciones hidrometeorológicas, que permitirá el ingreso de grandes buques de exportación, los denominados VLCC, que cargan hasta 350 mil m3 y que hoy no pueden operar en ninguna otra terminal del país.

Entre las opciones estudiadas estuvieron los puertos bonaerenses de Quequén y Bahía Blanca, y el de Comodoro Rivadavia (Chubut).

Las ventajas de Punta Colorada son la distancia del hub core de desarrollo de petróleo de la compañía en Vaca Muerta, de unos 600 km, similares a las de Bahía Blanca, pero menores a Quequén (900 km) y Comodoro Rivadavia (1200 km), y la ausencia de interferencias.

Por otro lado, se trata de una zona con antecedentes de exportación minera, lo cual potencia el desarrollo de capacidades industriales.

Según los estudios preliminares, las condiciones hidrodinámicas son muy positivas y permiten que la terminal pueda operar por encima del 90% del tiempo.

Mientras que Quequén tiene como desventajas las interferencias con otras industrias y el calado, Comodoro Rivadavia presenta condiciones hidrometeorológicas desfavorables y Puerto Rosales concentra un alto tráfico marino.