Las centrales están paradas desde el 18 de diciembre y no hay novedades de avance. Acusaciones cruzadas entre Santa Cruz y Nación. En el medio hay 3500 trabajadores.

Las represas hidroeléctricas de Santa Cruz sumaron un nuevo capítulo. La mega obra se encuentra totalmente paralizada desde diciembre y no hay novedades de que el proyecto se reactive en el corto plazo. La incertidumbre es plena para más de 3500 trabajadores.

Los proyectos presentan diferentes realidades, pese a que comenzaron en la misma fecha. La central Jorge Cepernic, que antes se llamaba La Barrancosa, tiene un avance de obra de 42%, y cuenta con un grupo de trabajadores que están nucleados en la UOCRA (Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina). Mientras que la represa Néstor Kirchner, que antes se llamaba Cóndor Cliff, tiene un avance de obra del 20% y no cuenta con trabajadores activos.

Si bien en octubre se anunciaba la llegada de la segunda turbina para la central Jorge Cepernic y componentes electromecánicos para la represa Néstor Kirchner, los trabajos se paralizaron por completo el 18 de diciembre. Los obreros pensaban que el párate estaba vinculado a las fiestas de fin de año, pero la espera se prolongó más de lo esperado.

Hay un acuerdo que implica que los trabajadores están en sus casas cobrando el 80% de sus quincenas, pero no saben qué puede pasar en los próximos días. La semana pasada se acreditó el último pago y los obreros temen que se suspenda la cadena de pago. Las dudas se multiplican con el correr de los días.

No es la primera vez que el proyecto sufre un retraso. Cuando asumió Mauricio Macri, la obra estuvo paralizada durante seis meses y estuvo sujeta a cambios. Luego se reactivó y los trabajos siguieron su curso normal.

Los interrogantes volvieron a aparecer cuando Javier Milei anunció en campaña que iba a cortar vínculos con China, principal inversor de las represas. La victoria de La Libertad Avanza generó más revuelo entre los actores, pero el Presidente manifestó que “los acuerdos firmados se iban a respetar”. Sin embargo, las negociaciones con China no se retomaron.

La turbina para la central hidroeléctrica Jorge Cepernic fue el último avance que logró el proyecto. Las represas de Santa Cruz están paralizadas desde el 18 de diciembre.

La turbina para la central hidroeléctrica Jorge Cepernic fue el último avance que logró el proyecto. Las represas de Santa Cruz están paralizadas desde el 18 de diciembre.

“Hay trabajadores que dependen de una decisión de Nación”

En este marco, el gobernador de Santa Cruz, Claudio Vidal, sostuvo que “Nación debe tomar la decisión política” para continuar con los trabajos en las represas hidroeléctricas.

En Casa Rosada sostienen que la obra debería estar finalizada y ponen el foco sobre la utilización de los fondos anunciados durante la gestión de Mauricio Macri y Alberto Fernández.

“Nosotros desde el Gobierno provincial entendemos que tienen que continuar, que en el caso de las represas es clave para el desarrollo industrial que proponemos para la provincia, la generación de energía es clave”, afirmó Vidal.

“Hay que lograr algún convenio con algún privado o país y es lo que estamos tratando de hacer a través de las embajadas y después la generación de energía que es clave, el país necesita resolver una situación energética hace muchos años y acá tenemos posibilidades, hoy depende del Gobierno Nacional, uno puede hablar con el ministro del Interior o con alguno de los ministros, pero la decisión la tiene que tomar el presidente”, consideró el mandatario.

En este sentido, Vidal sostuvo que los trabajos en las centrales se tienen que reactivar lo más pronto posible. “La obra debe concretarse, se tiene que terminar, China está muy interesada en terminar la obra y hoy es una decisión netamente del Gobierno Nacional. Calculo yo que, en los próximos días si no hay respuestas, tendremos que hablar directamente con el Ministerio de Trabajo de la Nación también para que tome cartas en el asunto”, destacó.

Lo que no deja dudas es que el país necesita más energía para continuar creciendo. La obra le abriría una nueva posibilidad a Santa Cruz en materia productiva y permitiría el desarrollo de otras actividades.

Una de las posibilidades que se baraja es tratar de finalizar el proyecto de la hidroeléctrica Jorge Cepernic, que tiene un grado mayor de avance, y esperar a tener nuevos fondos frescos para la Néstor Kirchner. Por ahora, en Santa Cruz hay más dudas que respuestas.