Al Patón Guzmán le costó carísimo apuntarle con un láser a su colega, el exBoca Esteban Andrada, quien también fue sancionado por su reacción.

El partido se jugó el sábado pasado y no lo tuvo como protagonista al argentino Nahuel Guzmán, porque, lesionado, estaba en la platea. Sin embargo, el arquero que juega en el Tigres mexicano recibió una durísima sanción por una actitud lamentable con su colega, el también argentino Esteban Andrada, quien ataja para Monterrey. Y que, a su vez, por su posterior reacción homofóbica en redes sociales, también fue sancionado.

El partido se jugó en el estadio BBVA Monterrey por la 15ª fecha del torneo Clausura de México y se trata de uno de los clásicos más importantes de ese país. Y en un momento, el Patón Guzmán, desde la platea, no tuvo mejor idea que empezar a molestar a su colega, el exBoca, Esteban Andrada apuntándole a los ojos con un láser.

El excéntrico exarquero de Newell’s y del seleccionado argentino buscó encandilar al hombre de Monterrey para perjudicar su visión, en un acto tan reprochable como insólito e inédito: es la primera vez que ocurrió en la historia del fútbol de México y también la primera vez que la Comisión Disciplinaria actúa con tanta dureza ante un acto de esta naturaleza.

Las sanciones que deberán pagar Guzmán y Andrada

El Patón Guzmán, de 38 años, recibió 11 partidos de suspensión de parte de la Comisión Disciplinaria de la liga mexicana, que analizó el caso y decidió, además, aplicarle una multa.

Como el arquero está lesionado en su rodilla y aún no se sabe cuándo regresará a la actividad, puede ocurrir que las fechas de sanción no afecten su presencia en la cancha, dado que cuando regrese quizá ya las cumplió. Por eso, además, es el castigo económico y otro castigo que va más allá del dinero y lo deportivo: Guzmán deberá realizar tareas comunitarias.

“Celebro el trabajo de la Comisión Disciplinaria que determinó sanciones sin precedentes para el jugador y los clubes que serán un antes y un después porque jugadores y directivos lo pensaremos dos veces antes de dejarnos rebasar por la pasión”, declaró el presidente de la Liga MX, Mikel Arriola, una vez conocida la resolución del caso.

No es nuevo el uso del láser para molestar a los futbolistas, aunque en los últimos tiempos se puso especialmente de moda en el fútbol mexicano (y también en la MSL). El agravante, en este caso, fue que el portador y responsable haya sido un jugador.

No solo Guzmán fue sancionado sino también Tigres, que recibió un castigo económico debido al mal comportamiento de sus aficionados y publicaciones de “imágenes inadecuadas” en redes sociales. Una de ellas, un video en el que se observa a un hincha de Tigres haciendo pis en un tarro y luego tirándoles el contenido a los simpatizantes rivales.

Pero la saga de sancionados no terminó en Guzmán y en Tigres, sino que siguió con la víctima de la agresión: Esteban Andrada. En el caso del arquero de Monterrey se trató también de una multa por publicar en su cuenta de Instagram una foto con la imagen de Guzmán y el láser encendido, y una frase escrita con términos homofóbicos: “Puto y cagón”, dice el texto en el que se hace mención a la cuenta del Patón.

Y con el club local, Monterrey, cuyos hinchas también tuvieron un mal comportamiento. En otro video viral quedó registrado que una hincha de los Rayados le tiró un líquido (no se pudo precisar qué) al delantero de Tigres, el francés André-Pierre Gignac, antes de hacerle un gesto obsceno.

Ante esta sucesión de hechos, y como conclusión, la Comisión Disciplinaria dejó una fuerte advertencia para las instituciones:

“En el ánimo que situaciones como las suscitadas no se repitan, se advirtió a ambos clubes sobre la conducta futura de sus jugadores, integrantes de cuerpo técnico, directivos y aficionados en general. En caso de que este tipo de acciones se vuelvan a cometer, la Comisión Disciplinaria podrá imponer sanciones más severas”.