El Millo estuvo dos veces arriba en el Amalfitani, pero otro error de su arquero lo dejó con gusto a poco. Igual, le lleva seis puntos a San Lorenzo.

Los llamativos errores consecutivos de Franco Armani le costaron puntos a River, esta vez por el torneo local. La diferencia que lleva en la Liga Profesional se estiró un punto respecto de la mayoría de sus perseguidores, que tampoco pudieron ganar, pero el Millo no puede bajar la guardia en la búsqueda del título, porque además se le viene la definición de la fase de grupos en la Copa Libertadores.

El trámite en el estadio José Amalfitani fue muy favorable a River en el primer tiempo, con una gran tarea de Rodrigo Aliendro, Nicolás De La Cruz y Esequiel Barco en el circuito de juego. Las atajadas de «Chila» Gómez y la falta de efectividad repetida del equipo de Martín Demichelis lo condicionó y fue esa la razón por la que no pudo ganar.

Sin contundencia de River, Vélez despertó en el complemento y logró dos igualdades en un contexto hostil, porque llevaba tres partidos sin marcar y no gana desde fines de marzo. Lucas Pratto cumplió con la «ley del ex» en el 1 a 1 y luego Francisco Ortega contó con la complicidad de Armani en un remate muy fuerte pero que fue al medio del arco y no pudo ser contenido por el arquero de River.

El pitazo final de Fernando Echenique, de floja tarea, le dejó un sabor amargo a River, porque si bien sacó más ventaja, no logró el objetivo que era ganar. Las derrotas de San Lorenzo, Central y Lanús más los empates de Defensa y Estudiantes le permitieron seguir consolidando su liderazgo. De los perseguidores, el único que ganó fue Talleres (1-0 a Argentinos) y está a siete unidades. Quedan 27 puntos en juego y de los que están arriba el Granate tiene un partido pendiente contra Unión.